Rutina de lavado y cuidado para mantener tu cabello limpio por más tiempo


Lavas el cabello, lo peinas, lo estilizas y…esperas con ansias a que esa maravillosa forma, limpieza y frescura permanezcan por siempre. Sin embargo, mantener un pelo fascinante más de dos días resulta todo un reto. ¡Hoy descubrirás cómo lograr esto a través del balance entre limpieza profunda e hidratación para el cabello de la colección Agua de Coco & Jazmín de Herbal Essences!

Aunque puede parecer una fantasía tener una cabellera reluciente los 7 días de la semana, la realidad es que el pelo en su misma naturaleza y procesos biológicos, necesita crear sebo o grasa para mantener su hidratación natural, lo que lleva a que después de un par de días de no lavar tu cabello este se vea un poco sucio, consecuencia también de otro tipo de factores externos como la contaminación.

A pesar de que inevitablemente el pelo dejará de estar igual de resplandeciente al cabo de unos días de lavado, sí existe la posibilidad de alargar un poco más este ciclo a través de una serie de recomendaciones que te daremos y que marcarán la diferencia.

El secreto para mantener el pelo limpio por más tiempo: la rutina de 5 pasos con Herbal Essences

Te sorprenderá saber que por medio de unas simples prácticas lograrás tener el cabello limpio por más tiempo. A continuación, te presentaremos una rutina de 5 pasos para conseguirlo desde las primeras lavadas.

1. Regálale a tu cabello limpieza e hidratación profunda sin resecarlo

El proceso de limpieza del cabello en el lavado es esencial para que se mantenga pulcro por varios días, ya que en este punto se removerá el exceso de grasa y todo tipo de acumulación que exista, pues de no hacerlo de forma efectiva, se reflejará en un cabello que se ensucia más rápido a lo largo de los días.

El shampoo de la colección Agua de Coco & Jazmín de Herbal Essences es una de las mejores alternativas para lograr esta misión, ya que dejará tu pelo con un nivel de limpieza e hidratación capilar superiores sin resecarlo o dejarlo pesado, gracias a una perfecta infusión que reúne en su fórmula los beneficios del agua de coco para el cabello, el jazmín y el aloe vera.

Este producto es ideal para para cabello graso, con puntas secas, cabello fino, cabello sin volumen o cabello liso y, además, tiene menos sustancias químicas no deseadas: es un shampoo sin siliconas, ni aceites minerales y tiene además un pH balanceado, tres características que son fundamentales para preservar la limpieza del pelo por más días, ya que dejarán tu cabello libre de cualquier sustancia que cree películas sobre la fibra capilar y que eventualmente se traducirán en exceso de grasa. Por su parte, el pH balanceado le ayudará al cabello a mantener neutralidad (ni muy ácido, ni muy alcalino) y, por lo tanto, su salud natural.

No olvides que el acondicionamiento es el segundo paso en una rutina de lavado, ya que este te permite darle una extra-suavidad al cabello. El acondicionador de la colección Agua de Coco & Jazmín de Herbal Essences potencia la suavidad e hidratación del shampoo, y es el toque final para que le digas adiós al cabello seco y le des la bienvenida a la verdadera vitalidad y brillo capilar.

Ambos productos son seguros para pelo teñido y son libres de crueldad animal.

2. Después del shampoo y acondicionador, aclara el pelo con agua fría

Una vez finalices el paso de limpiar, hidratar y acondicionar, retira los productos enjuagando preferiblemente con agua fría, pero si lo tuyo no es esta temperatura, puedes hacerlo también con agua tibia. ¿La razón? Esto te ayudará a cerrar la cutícula, que es la capa externa del pelo, permitiendo que los beneficios de los productos aplicados permanezcan por más tiempo y evitando también que la suciedad aparezca de forma prematura en tu cabello.

3. Asegúrate de secar correctamente tu cabello mojado

Con el fin de retirar cualquier sustancia que haya quedado después del enjuague, seca tu pelo delicadamente con una toalla y sin frotar, quitando el exceso de agua. Para terminar el proceso, puedes dejar secar tu cabellera completamente al natural, o recurrir al aire frío de la secadora.

4. Evita peinarte desde la raíz y limpia con frecuencia tu cepillo

Uno de los grandes factores externos que contribuyen a que el cabello se ensucie, es la transferencia de grasa de un lugar a otro. Con el transcurso de los días la grasa natural empieza a aparecer y esta se focalizará en la raíz del cabello, así que, si peinas empezando por esta parte y luego pasas tu cepillo por el resto del pelo, estarás transfiriendo la grasa de forma generalizada. Lo mejor es que peines de medios a puntas.

De la misma manera, si tu cabello es tocado por algún objeto que tenga residuos o grasa, esto se transferirá a tu pelo, a los cepillos y herramientas de estilizado. Procura limpiarlos una vez por semana.

Así mismo, intenta no tocarte mucho el pelo con las manos, ya que estas recogen mucha suciedad.

5. A la hora de dormir, recógete el pelo

Cuando recoges el pelo para dormir, estás disminuyendo la transferencia de grasa y suciedad que se acumula en la almohada y que terminará en tu pelo de no hacerte una trenza o moño. Este sencillo paso no te tomará más de un par de minutos y será clave para mantener el cabello limpio por más tiempo.

Sigue esta rutina de lavado y cuidado capilar y verás en cuestión de días cómo tu cabello no solo recupera vitalidad e hidratación, ¡sino también se prolonga su limpieza!